Internet

Berners-Lee vende una copia digital del código original del primer navegador web por más de 5 millones de dólares.

Tim Berners Lee

Tim Berners Lee

Tim Berners Lee creó la WWW en 1989, conectando diferentes piezas de información en internet a través de hipervínculos. Para ello construyó el primer navegador y servidor web, y siempre se negó a patentar su invención porque quería garantizar el acceso universal a este nuevo sistema. En el año 1993, el CERN (la organización de investigación para la que trabajaba) renunció a todos sus derechos sobre la tecnología y la puso en el dominio abierto.

Hace unos días se anunció la subasta de una copia de ese código original (y de una carta firmada digitalemente por Berners-Lee y alguna otra fruslería) en Sotheby’s, pero en forma de una NFT (‘Tokens no fungibles’, por sus siglas en inglés, archivos digitales que se basan en la misma tecnología que sustenta las criptomonedas para crear un registro inalterable de una creación digital, que no puede ser modificado o copiado sin perder su firma criptográfica original). La recaudación iba a ser íntegramente donada con fines sociales.

Berners-Lee dijo al diario inglés ‘The Guardian‘ que «los códigos y protocolos centrales en la web están libres de regalías, como siempre lo han sido». Y no estaba «vendiendo la web«, y no habrá que empezar a pagar dinero para seguir enlaces porque “no estoy vendiendo el código fuente, vendo una imagen que hice, con un programa escrito en Python que escribí yo mismo, de cómo se vería el código fuente si estuviera pegado en la pared y firmado por mí».

Sotheby’s describió el lote como «la única copia firmada del código del primer navegador web existente«, comparando su venta con la de los documentos manuscritos de una figura histórica. Las NFT han sido criticadas por su impacto en el medio ambiente, ya que la cadena de bloques, donde los registros de propiedad se almacenan en un libro de contabilidad digital, requiere grandes cantidades de energía para funcionar. Sotheby’s dijo que pagaría una compensación de carbono por los «costos de acuñación y transacción de la venta».

Si quieres «revivir» cómo funcionaba ese primer navegador web hace algo más de 30 años, el CERN ha preparado un enlace para ello.

HyperMedia browser/editor. El primer navegador web que utilizó Berners-Lee para crear la web.
HyperMedia browser/editor. El primer navegador web que utilizó Berners-Lee para crear la web.

El origen de la palabra «ordenador».

IBM 650, finales de los años 50

Tanto la palabra «ordenador» como la palabra «informática» son de origen francés y ambas comparten una misma idea, que las máquinas que se estaban desarrollando de forma frenética en los años 60 servían para algo más que para contar, tal como hacían las calculadoras (concepto más cercano a la idea de ‘computer’ que había en esos tiempos).

Por esta razón, cuando la empresa IBM quiso introducir en Francia su equipo 650 en el año 1955, su responsable de publicidad en este país, François Girard, insistió en buscar una palabra más familiar en su lengua y para ello recurrió (hizo bien sin duda alguna) a un antiguo profesor de filología en la Sorbona. Jacques Perretquien «le puso en la pista» sugiriendo la palabra ‘ordonnateur‘ («alguien que lo pone todo en orden») que provenía del latín ‘ordinare’.

IBM 650, finales de los años 50

Finalmente, IBM no terminó de hacer caso del todo a las sugerencias del antiguo profesor e introdujo la palabra ‘ordinateurque termina introduciéndose como término de normal uso en francés y se «traslada» a otras muchas lenguas, como el español que usamos en Europa (porque en América se sigue usando «computador» o «computadora» de forma masiva).